RSS

Efecto somaticos y geneticos de las radiaciones ionizante y efectos en los seres humanos

16 mar

ImagenDependiendo de muchos parámetros complejos, cuando la radiación ionizante transfiere
energía a un sistema biológico, provocará uno o más resultados finales. La incidencia general
y/o la severidad del resultado final estarán relacionadas con la dosis absorbida por el sistema.
Para organismos complejos como el humano, hay dos tipos de efectos relacionados con la dosis:
somáticos y genéticos.
El daño somático se refiere al daño ocurrido en los tejidos del individuo irradiado,
mientras que el daño genético se refiere al daño que afectará las generaciones futura.

Efectos somáticos: involucran primariamente a las células diploides. El efecto somático se
manifestará en el individuo que absorbe la dosis de radiación, pudiendo clasificarse en dos
tipos: efectos de relativa certeza (efectos determinísticos) y los que ocurren al azar o
estocásticos (efectos no determinísticos).

Efectos genéticos: Describen las alteraciones genotípicas hereditarias resultantes de
mutaciones en los genes o cromosomas de células germinales. Los efectos genéticos involucran
primariamente las células germinales haploides. Los efectos genéticos muestran una relación
dosis-efecto similar a los efectos estocásticos en que la descripción de incidencia es sólo válida
en grandes poblaciones de individuos expuestos.

EFECTOS DE LAS RADIACIONES EN LOS SISTEMAS BIOLÓGICOS.

Las células indiferenciadas, con rápida división son las más sensibles a los efectos de la
radiación.
a) Sistema hematopoyético: las células del sistema hematopoyético y el sistema linfático
relacionado son altamente sensibles a la muerte por radiación. Las más sensibles son las células
madre o precursoras  de la médula ósea, las que normalmente dan lugar a todas
las células sanguíneas circulantes y plaquetas, así como el tejido linfático encontrado en el bazo,
hígado, ganglios linfáticos y timo. Los glóbulos rojos maduros y las plaquetas circulantes son
particularmente resistentes, lo cual es probablemente debido a la pérdida del núcleo. Los
linfocitos circulantes son bastante sensibles y una caída en el valor normal puede indicar los
niveles de radiación. Los efectos por la muerte de las células precursoras no serán vistos hasta
días o semanas después, cuando las células maduras (resistentes a la radiación) sean removidas
de la circulación. El efecto es la pancitopenia (depresión de todos los tipos celulares), resultante
en hemorragia (por reducción plaquetaria), infección (por depresión de los glóbulos blancos) y
anemia (por la caída en la producción de glóbulos rojos).
b) Sistema reproductor: las células del sistema reproductor son altamente sensibles a los
efectos de la radiación.
• En el hombre, las células precursoras y la espermatogonia proliferativa en los
testículos son altamente sensibles; sin embargo, el esperma maduro muestra una resistencia
considerable. También son resistentes las células intersticiales de los testículos las cuales
controlan la producción hormonal y los caracteres secundarios. Por lo tanto, una dosis
esterilizadora no afectaría el comportamiento masculino. La esterilidad no es vista en forma
inmediata sino algunos meses después dado que la espermatogénesis lleva de 64 a 72 días y las
formas maduras son resistentes, sin embargo pueden sustentar daño genético hereditario.
Aunque las dosis bajas pueden producir esterilidad, en general el efecto es temporal y el
recuento de espermatozoides se normaliza luego de 1 o 2 años.
• En la mujer, la radiación destruye a ambos, el óvulo y el folículo maduro, lo cual
también reduce la producción hormonal. Por lo tanto la esterilidad radiogénica puede ir
acompañada de una menopausia artificial con efecto significativo sobre las características
sexuales. La dosis total, la tasa de dosis y la edad son importantes; las mujeres jóvenes son más
capaces de recuperar la fertilidad que las mayores.
c) Sistema gastrointestinal (GI): el tracto GI es muy sensible a las radiaciones. Luego de una
irradiación, el primer cambio observado ocurre en el revestimiento epitelial del intestino
delgado. Los efectos del daño intestinal incluyen diarrea con la consiguiente pérdida de fluidos
y electrolitos. Los efectos sobre el tracto GI superior incluyen vómitos y disminución de la
secreción ácido-péptica. La destrucción del recubrimiento epitelial de la faringe y el esófago
resulta en sequedad y dolor e inflamación de garganta.
d) Piel: la piel es relativamente radiosensible. El efecto radiobiológico dependerá de la dosis
total, la tasa de dosis y el tipo de radiación. Los efectos biológicos sobre la piel incluyen
eritema y depilación temporal. A muy altas dosis ocurre depilación definitiva y destrucción de subórganos incluyendo vasos sanguíneos y glándulas sebáceas y sudoríparas. La respuesta de
la piel a la radiación ionizante se conoce como dermatitis rádica.
e) Sistema nervioso central: generalmente es resistente al efecto de las radiaciones. Se
requieren de dosis muy altas para causar efectos en el cerebro y el sistema nervioso. El factor
limitante para la irradiación al sistema nervioso central es la vasculatura. Los nervios
periféricos son altamente resistentes a los efectos de la radiación.
f) Cristalino: con dosis bajas puede ocurrir daño significativo al cristalino produciendo
cataratas (opacificación definitiva del cristalino). El período de latencia es de 2 a 35 años.
g) Otros órganos: la mayoría de las vísceras sólidas muestran en general una radioresistencia
relativa. En general, las estructuras más sensibles de estos órganos son el tejido conectivo y el
vascular, aunque se puede causar daño funcional con dosis altas.
h) Feto: efectos sobre el feto se han visto con dosis relativamente bajas. El feto constituye un
sistema altamente proliferativo con muchas células indiferenciadas, por lo tanto es
extremadamente sensible a los efectos de la radiación. El efecto no solamente depende de la
dosis sino también de la edad gestacional al momento de la irradiación. Durante el primer
trimestre el daño es mayor y a menudo causa aborto espontáneo. Durante el desarrollo y
diferenciación de los órganos, la irradiación resultará en una mayor incidencia de
anormalidades orgánicas congénitas.
i) Irradiación de cuerpo entero: en los humanos, la irradiación aguda prolongada de cuerpo
entero resulta en un complejo conjunto de síntomas clínicos conocidos colectivamente como
síndrome de irradiación aguda. La patología exacta es dosis dependiente. Se pueden reconocer
4 etapas:
• una fase inicial en la cual hay una respuesta de shock,
• un período de latencia donde la población de células viables radioresistentes mantienen
las funciones,
• la enfermedad manifiesta donde aparecen los síntomas dado que la población de
células viables disminuye como resultado de la muerte de las precursoras y la no renovación de
la producción celular, y
• el desenlace final el cual consistirá en la recuperación o la muerte, dependiendo del
grado de deterioro sufrido

DAVID ARYA ZÚÑIGA

 

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 16, 2012 en Uncategorized

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: